Dia internacional per a l’eliminació de la violència contra les dones

“Con mis ojos he visto muchas cosas”, cuenta en la popa del Aita Mari. Como muchos, cruzó Libia en pick up “que no miraba atrás”, un viaje sin descanso lleno de cadáveres en la carretera. Los traficantes no paran cuando alguien cae. Al hablar de su llegada a Trípoli, a su prometida, que es de Camerún y no quiere dar su nombre, se le llenan los ojos de lágrimas. Estuvo tres meses encerrada en una habitación donde cada cierto tiempo varios hombres la violaban. Quedó embaraza y la violencia le provocó un aborto. En el hospital, una mujer nigeriana la ayudó a escapar.
“Los derechos de las mujeres en Libia son un desastre”, continúa Umeronye. Entre las personas rescatadas había seis mujeres. Varias han hecho el viaje con sus parejas y una de ellas, que llegó en peor estado de salud y muy asustada, está embarazada de unos seis o siete meses. Libia es un infierno para ellas, donde también mujeres y niños son

https://www.eldiario.es/desalambre/Aita-Mari-Mediterraneo-Central-Destrozaron_0_966254265.html

Compartir a les Xarxes Socials
Facebook
Twitter
Email
Print

Deixa un comentari